domingo, 3 de agosto de 2014

PIZZA DE NÍCALOS


Hoy sale a la venta una revista a la que tengo mucho cariño. 

Se trata de un proyecto hecho con la aportación de muchas personas, pero dirigido y puesto en pie con el esfuerzo, la dedicación, la profesionalidad y el buen hacer de Cristina y David, dos grandes periodistas que, a demás de sus trabajos y sus vidas personales, ponen todo lo necesario para mantener esta bonita ilusión, y trabajan mucho y bien para que cada verano llegue un ejemplar a cada uno de nosotros.

Un año más, muchas gracias!!!!

Después de pasar por la morcilla y los piñones en las dos ediciones anteriores, no podíamos esperar más. El tercer ingrediente para completar el podium no podía ser otro que los níscalos, o mejor dicho para que todos nos entendamos, los nícalos!

Una rica receta: pizza de nícalos.

Ingredientes:

            Para la masa de la pizza:
  • 100 gramos de agua.
  • 25 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 10 gramos de levadura prensada fresca.
  • 200 gramos de harina de fuerza.
  • Media cucharadita de sal.
Para el relleno: 
  • Salsa de tomate.
  • 200 gramos de queso mozzarella rallado.
  • 250 gramos de nícalos.
  • Cebolla confitada (2 cebollas, aceite de oliva y 3 cucharadas de azúcar).

Elaboración: 

  • Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana. Rehogamos a fuego lento, y cuando estén blandas, añadimos el azúcar. Dejamos unos minutos que se caramelice, y reservamos.
  • Para preparar la masa de la pizza, empezamos mezclando el agua con el aceite y la levadura. Incorporamos la harina y la sal, y amasamos durante 5 ó 10 minutos. Tapamos con un film y reservamos hasta que doble su volumen.
  • Si queremos agilizar la receta, podemos saltarnos estos dos pasos, y comprar una masa de pizza fresca y un bote de cebolla confitada, pero si lo hacéis vosotros, la pizza quedará aun más rica!
  • Limpiamos y troceamos los nícalos, y los salteamos en una sartén, salando al gusto. Reservamos.
  • Precalentamos el horno a 200 ó 220 ºC.
  • Pasado el tiempo de reposo, estiramos la masa con las manos o con la ayuda de un rodillo (no os preocupéis, las pizzas no tienen porqué ser redondas!).
  • Añadimos una pequeña cantidad de salsa de tomate y la extendemos con ayuda de una cuchara.
  • Esparcimos la mozzarella rallada sobre el tomate.
  • Colocamos los nícalos sobre el queso, y por último pequeñas cantidades ce cebolla caramelizada repartidas por la superficie de la pizza.
  • Horneamos hasta que veamos que esté hecha.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario!!