sábado, 23 de mayo de 2015

MINI CHEESECAKE


Sueño con meterme en la cocina a preparar galletas, tartas, pan... lo que sea!!
Miro con pena mis moldes, rodillos, boquillas... 

Últimamente entro en la cocina para preparar algo rápido, meterlo en un tupper y poco más. 

A cambio me paso las horas aprendiendo nombres imposibles, analizando mapas geológicos, averiguando si el color de los pétalos de una flor es un caracter dominante o recesivo, o intentando no olvidar el catabolismo de los glúcidos.
En fin... somos muchos los que en estos días estamos ya cansados de estudiar, pero queda un último empujón!! Así que habrá seguir un poquito más...

Para endulzar un poco el día de hoy... dedicado a todos los opositores que se quedan estudiando el sábado... os traigo una receta fácil y muy rica: una pequeña tartita de queso.
Con estas cantidades salen cuatro del tamaño que os enseño, lo justo para matar el gusanillo sin sentirnos mal por tomar un postre. Si queréis preparar más raciones, sólo hay que aumentar cantidades.

 Ingredientes:
  • 4 galletas digestive.
  • 1 huevo.
  • 50 ml de nata.
  • 150 gramos de queso tipo philadelphia.
  • 15 gramos de harina.
  • 50 gramos de azúcar.
  • Una cucharadita de vainilla.
  • Ralladura de medio limón.
  • mermelada al gusto.
 Elaboración:
  • Empezamos precalentando el horno, como siempre. En este caso a 200 ºC.
  • Untamos con una pizca de mantequillas nuestros moldes, y colocamos una galleta en cada uno de ellos.
  • Mezclamos el queso con el azúcar y, con ayuda de unas varillas, batimos hasta que queden bien integrados.
  • Añadimos la nata y seguimos mezclando.
  • Por último incorporamos el huevo, la ralladura del limón y la cucharadita de vainilla, y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Repartimos la masa sobre nuestros moldes, y los introducimos en el horno.
  • Los dejaremos a 200 ºC durante 5 minutos, depués bajaremos la temperatura a 180 ºC y hornearemos durante 20 minutos más. Ya sabéis que el tiempo del horno es orientativo, puede variar de unos a otros. Siempre conviene estar atentos a cómo responde nuestro horno a una nueva receta. 
  • Una vez pasado el tiempo de horneado, los dejaremos enfriar. Cuando estén fríos, añadimos un porquito de mermelada por encima. Yo he utilizado una de frambuesa, y el resultado ha sido delicioso.
Está más rica de un día para otro, así que al frigo a reposar.
Aquí tenéis una muestra...


Espero que os guste!!

A probarlo!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario!!