martes, 21 de julio de 2015

TARTA DE OREO


Después de un mes y medio sin pasar por aquí, estoy de vuelta, con una receta fácil, rica y fresca, ideal para disfrutar en estos días de verano... y más... en buena compañía!!

Ha sido un curso largo y duro. Pero también ha tenido cosas muy interesantes: hemos desayunado en plena ciudad romana, comido en el "tres estrellas michelín" de los tuppers, hasta hemos compartido tardes de estudio con el "niño Torres" o la "Rectora"... 
Una vez terminado... esperamos que el próximo sea más tranquilo, claro!

Aquí tenéis una receta para disfrutar durante las vacaciones, o bien para endulzar el día para aquellos que tenéis que seguir trabajando.
Es muy fácil de hacer, y no necesita horno, así que ideal para estos días de calor.

Yo he utilizado un molde pequeño, de 15 cm de diámetro. Si queréis hacer una tarta más grande, sólo tenéis que aumentar cantidades.

Ingredientes (para un molde de 15 cm):
  • 120 gramos de galletas oreo.
  • 40 gramos de mantequilla.
  • 200 ml de nata.
  • 200 ml e leche.
  • 150 gramos de queso tipo Philadelphia.
  • 80 gramos de azúcar.
  • 5 hojas de gelatina neutra.
 Elaboración:
  • Empezamos preparando la base. Para ello, quitamos el relleno de las galletas y lo reservamos en un cazo. 
  • Trituramos las galletas, apartamos un poquito (que usaremos después para decorar la tarta) y ponemos la mayor parte en un bol. Derretimos la mantequilla y la añadimos. Mezclamos bien, hasta que quede una masa compacta.
  • Ponemos la mezcla en el fondo del molde que vamos a utilizar (preferiblemente desmoldable), y con una cuchara, aplastamos hasta que quede una capa lisa que cubra toda la base. Guardamos en el frigorífico para que se solidifique mientras preparamos el resto de la tarta.
  • Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
  • Añadimos el queso y el azúcar en el cazo donde hemos reservado el relleno de las galletas, y ponemos a calentar, mientras removemos con unas varillas.
  • Incorporamos la nata y la leche, y mezclamos bien hasta conseguir una mezcla homogénea. 
  • Cuando esté caliente pero sin llegar a hervir, añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y mezclamos hasta que se disuelvan.
  • Con mucho cuidado para que no se estropee la base de galleta, ponemos la mezcla en el molde que tenemos reservado, y dejamos enfriar. Cuando esté a temperetura ambiente, guardamos la tarta en el frigorífico durante al menos 6 horas.
  • Una vez pasado este tiempo, añadimos sobre la superficie de la tarta la parte de galletas trituradas que habíamos reservado, y desmoldamos con mucho cuidado.
  • Listo!! Ya tenemos una deliciosa tarta para disfrutar de una estupenda sobremesa de verano. 

Espero que os guste!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario!!